30.4 C
Madrid

Yeshúa, el verdadero nombre de Jesús

El verdadero nombre de Jesús, Yeshúa, evolucionó durante milenios en un caso de transliteración.

Dejando a un lado el tema de la creencia religiosa, el nombre «Jesús» es prácticamente reconocible en cualquier parte del mundo. Sin embargo, puede resultar sorprendente que el nombre que millones de cristianos de todo el mundo imploran no sea en realidad “Jesús”.





Aunque este asunto pueda parecer controvertido, en el fondo se trata más de un problema de traducción.

El verdadero nombre de Jesús

Es claro que idiomas como el inglés o el español aún no existían en su forma moderna cuando el verdadero Jesús vivía, o para el caso, cuando se escribió el Nuevo Testamento.





Jesús y sus seguidores eran todos judíos, por lo que tenían nombres hebreos, aunque probablemente habrían hablado arameo. El sonido de la “J” que se usa para pronunciar el nombre de Jesús no existe en hebreo o arameo, lo cual es una fuerte evidencia de que Jesús fue llamado a partir de un nombre completamente diferente por sus contemporáneos.

Yeshúa
Grafías utilizadas en el hebreo clásico bíblico Yehoshua (las dos superiores) y del hebreo bíblico moderno Yeshúa (la inferior).

Así entonces, la mayoría de los eruditos consideran que el nombre del Mesías cristiano en realidad era «Yeshúa», un nombre judío bastante común en la época en que el Jesús histórico habría estado vivo. Por su parte, los arqueólogos han hallado el nombre tallado en 71 cuevas funerarias en Israel, que datan de esa misma época.




Esto lleva a la pregunta de por qué, si evidentemente había tantos hombres llamados «Yeshúa» andando por ahí en ese momento, el nombre «Jesús» llegó a ser único.

¿Traducción perdida?

Dado que no todos los idiomas comparten los mismos sonidos, las personas históricamente han adaptado sus nombres para poder pronunciarlos en varios idiomas. Incluso en los idiomas modernos, existen diferencias en la pronunciación de Jesús. En inglés, el nombre se pronuncia con una «J» dura, mientras que en español, aunque la ortografía es la misma, el nombre se pronuncia con lo que sería una «H» en inglés.

Y es justo este tipo de transliteración la que ha hecho evolucionar a «Yeshúa» en el «Jesús» moderno. El Nuevo Testamento fue escrito originalmente en griego, que no solo usa un alfabeto completamente diferente al hebreo, sino que también carece del sonido «sh» que se encuentra en «Yeshúa».

Los autores del Nuevo Testamento decidieron usar el sonido de la «s» griega en lugar de la «sh» en Yeshúa y luego agregaron una «s» al final del nombre para hacerlo masculino en el idioma. Cuando, a su vez, la Biblia se tradujo al latín del griego original, los traductores tradujeron el nombre como «Iesus».

En Juan 19:20, el discípulo escribe que los romanos clavaron en la cruz de Jesús un letrero que decía «El Rey de los judíos» y que «estaba escrito en hebreo, griego y latín». Esta inscripción ha sido una parte estándar de las representaciones de la crucifixión en el cristianismo occidental durante siglos como «INRI«, una abreviatura del latín Iesus Nazarenus Rex Iudaeorum , o «Jesús de Nazaret, rey de los judíos».

Jesús crucificado
Imagen de Jesús crucificado con la inscripción INRI en la parte superior.

Dado que el latín era el idioma preferido de la Iglesia Católica, la versión latina de «Yeshúa» era el nombre de Cristo en toda Europa. Incluso en la publicación del año 1611 de la Biblia del rey Jacobo se usó la ortografía «Iesus».

Cómo Yeshúa se convirtió en Jesús

Es difícil precisar exactamente de dónde vino la ortografía de «Jesús», aunque algunos historiadores especulan que la versión del nombre se originó en Suiza.

En suizo, la «J» se pronuncia más como una «Y» en inglés, o el latín «Ie» como en «Iesus».

Cuando la Reina Católica María I de Inglaterra (María la Sanguinaria) tomó el trono de Inglaterra en 1553, una multitud de eruditos protestantes ingleses huyeron, y muchos finalmente encontraron refugio en Ginebra. Fue allí donde un equipo de algunas de las mentes inglesas más brillantes de la época produjo una de las traducciones históricamente más significativas de la Biblia al inglés, la Biblia de Ginebra, que usaba la ortografía suiza “Jesús”.

 Biblia de Ginebra
La Biblia de Ginebra ayudó a popularizar la ortografía «Jesús».

La Biblia de Ginebra fue una traducción enormemente popular y fue la versión de la Biblia citada por Shakespeare y Milton. Finalmente, fue llevada al Nuevo Mundo en el Mayflower. Para 1769, la mayoría de las traducciones al inglés de la Biblia usaban la ortografía «Jesús» popularizada por la Biblia de Ginebra.

Por lo tanto, el nombre que utilizan los hispano y angloparlantes hoy en día es una adaptación al inglés de una transliteración alemana de una transliteración latina de una transliteración griega de un nombre originalmente hebreo.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -