27.2 C
Madrid

Aceredo, el pueblo fantasma español que reaparece luego de 30 años en el fondo de un embalse

Cuando la creación de un nuevo embalse en 1992 obligó a los vecinos de Aceredo a evacuar, pensaron que nunca volverían a ver sus casas. Ahora, debido a una gran sequía, pueden hacerlo.

En 1992, los habitantes de Aceredo, un pequeño pueblo en la frontera entre España y Portugal, vieron el crecimiento del río Limia, el cual se desbordó y sumergió su pueblo.





Sin embargo, esta no fue la típica inundación. La zona necesitaba un nuevo embalse, y Aceredo fue sacrificado para permitirle el paso a la obra. Ahora, el pueblo fantasma está resurgiendo después de 30 años bajo el agua.

Durante las típicas temporadas de sequía, algunos techos podían asomarse a medida que bajaban los niveles del agua. Pero el nivel del agua rara vez estuvo lo suficientemente bajo como para revelar tanto.





Ahora, tras varios meses de sequía inusual en la región, casi todo el pueblo está en tierra seca. El embalse está a sólo el 15 por ciento de su capacidad.

María del Carmen Yáñez, alcaldesa del municipio más grande de Lobios, que incluye a Aceredo, explicó a CNN que el nivel del embalse ha bajado tanto debido a una sequía provocada por el cambio climático, así como a la “explotación bastante agresiva” por parte de la compañía eléctrica portuguesa que gestiona el embalse.

No obstante, a pesar de las circunstancias que llevaron a este resurgimiento, los turistas vienen masivamente a visitar el pueblo, y hay mucho que ver.




Aceredo
Los turistas acuden en masa a Aceredo para explorar las ruinas que han estado bajo el agua durante 30 años.

Se pueden ver carreteras, caminos y áreas de tierras de cultivo anteriores, al igual que antiguas casas y negocios. Las estructuras de piedra permanecen, aunque la mayoría de los techos se han derrumbado, y las puertas y ventanas de madera están podridas.

A principios de la década de 1990, Aceredo y otros cuatro pueblos de la región española de Galicia se inundaron para dar paso a un embalse. En ese momento, solo Aceredo tenía 70 casas y 120 ciudadanos, quienes se vieron obligados a evacuar en los días previos a la construcción del embalse.

Pero no se fueron sin luchar. Hubo quejas, protestas y hasta una huelga de hambre de 10 días encabezada por ciudadanos en desacuerdo.

En ese momento, Margarita de Brito era vecina de Buscalque, otro pueblo que se inundó durante la creación del embalse. A pesar de la oposición, dice:

Al final vino el agua, un poco el primer día, un poco más el segundo, y al tercer día subió y no cayó más.

Sin embargo, no todo estaba perdido. Una iglesia histórica fue trasladada a un pueblo diferente y las familias optaron por trasladar del cementerio del pueblo los cuerpos de sus seres queridos fallecidos.

Además, cuando los residentes comenzaron a reunir sus pertenencias y planificar sus mudanzas, filmaron las escenas a su alrededor. No hay duda de que las imágenes de la vida en Aceredo ayudaron a preservar la historia del pueblo fantasma. Y en 2015, dos cineastas usaron las imágenes para armar un documental llamado Os Días Afogados, que significa “Los Días Ahogados”.

Aun así, las pérdidas fueron grandes para las familias que se vieron obligadas a trasladarse. Muchos habían vivido en Aceredo durante generaciones, sin conocer nunca otro lugar. Algunos se mudaron a pueblos cercanos, mientras que otros abandonaron el área por completo para crear nuevos recuerdos en otros lugares. Ahora, los antiguos residentes están teniendo otro vistazo de las casas que pensaron que nunca volverían a ver.

Las imágenes tomadas por un dron muestran lo rápido que los residentes tuvieron que irse hace tres décadas. Las botellas vacías todavía se encuentran en las mesas, las cajas se apilan contra las paredes y un viejo automóvil oxidado se encuentra donde se estacionó por última vez. Incluso una fuente que se desmorona sigue arrojando un chorro constante de agua.

Maximino Pérez Romero, quien viajó a Aceredo para ver el espectáculo, dice:

Es como si estuviera viendo una película. Tengo un sentimiento de tristeza. Mi sensación es que esto es lo que sucederá con los años debido a la sequía y todo eso, con el cambio climático.

José Álvarez, un albañil local que en el pasado hizo obras en Aceredo, afirmó:

Es terrible, pero es lo que es. Así es la vida.

pueblo español de Aceredo
El pueblo español de Aceredo se inundó originalmente en 1992 para dar paso a la construcción de un embalse.

Francisco Villalonga, quien fue testigo de primera mano de las inundaciones, dice sobre el repentino estallido de turismo:

Esto puede ser interesante para los visitantes de otros lugares, pero para aquellos de nosotros que tenemos raíces allí, es difícil verlo así. Ver las casas donde nacieron y se criaron ha hecho que la gente sienta mucha nostalgia por el pasado. Eso es una cosa muy gallega.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -