25.8 C
Madrid

Los humanos seguimos siendo similares a los primeros animales sin cabeza, brazos ni esqueleto
L

Criaturas oceánicas de 555 millones de años comparten genes con los humanos de hoy, según un nuevo estudio.

Por más complejos que puedan llegar a ser los humanos modernos, aún conservan algunas características de los primeros animales de la Tierra. Según una nueva investigación, no somos tan diferentes como podríamos pensar de los extraños organismos prehistóricos que no tenían cabeza, brazos, piernas ni esqueletos.

- Anuncio -

Un estudio de la Universidad de California, Riverside publicado en Proceedings of the Royal Society B, identificó criaturas oceánicas de 555 millones de años que comparten genes con humanos y otros animales contemporáneos.

La coautora del artículo, la profesora de geología de UC Riverside, Mary Droser, cree que los animales de la llamada era ediacarana, que duró desde hace 571 millones a 539 millones de años, no se parecían casi en nada a las criaturas de hoy. Según explicó Droser en un comunicado de prensa:

Ninguno de ellos tenía cabeza o esqueleto. Estos animales son tan extraños y tan diferentes que es difícil asignarlos a categorías modernas de organismos vivos con solo mirarlos.

Droser y su colega Scott Evans del Museo Nacional de Historia Natural utilizaron registros fósiles para vincular a los antiguos habitantes del océano con la genética de los seres vivos de ahora. Observaron específicamente a cuatro animales como sustitutos de las más de 40 especies del período Ediacárico que los científicos han podido identificar hasta ahora.

Algunas de las criaturas en discusión eran tan pequeñas como unos pocos milímetros, mientras que otras tenían casi un metro de largo. Estos incluían organismos multicelulares como la Kimberella que raspa el fondo del mar, la Dickinsonia plana de forma ovalada, así como el Tribrachidium, habitante inmóvil del fondo marino.

Fósil de Dickinsonia
Fósil de Dickinsonia, un animal de la era ediacárica. (Mary Droser / UCR).

También estudiaron a los Ikaria, animales que fueron descubiertos recientemente (por un equipo que también contó con Evans y Droser). Estas criaturas parecidas a las gominolas no eran más grandes que un grano de arroz y representaron a los primeros bilaterianos en el estudio. Como explica el comunicado de prensa, los bilaterianos son

organismos simétricos con un frente, un dorso y aberturas en cada extremo conectados por un intestino.

Si te estás preguntando, los humanos somos bilaterales, como son las arañas y los cerdos. Los científicos creen que el Ikaria podría haber tenido bocas, pero esas no sobrevivieron para ser incluidas en los registros fósiles.

¿Cómo se movían las criaturas sin cabeza? Probablemente tenían partes genéticas que podrían gobernar como la cabeza, así como los órganos sensoriales necesarios. Pero sus genes aún no trabajaban juntos de la manera compleja necesaria para que se desarrollen las cabezas y otros órganos sofisticados que los humanos tienen que desarrollar.

Al respecto, Evans señaló:

El hecho de que podamos decir que estos genes estaban operando en algo que se ha extinguido durante 500 millones de años es fascinante para mí.

El equipo planea estudiar más a fondo la evolución de los primeros animales, y luego investigar el desarrollo muscular.

¡Compártelo en tus redes!

CONTENIDO RELACIONADO

- Anuncio -

Top semanal

- Anuncio -

Send this to a friend