25.8 C
Madrid

Los efectos positivos de practicar la caminata nórdica
L

Es una forma de ejercicio muy popular en Calafell (Tarragona), pues fue uno de los primeros lugares de España en incluirlo como una práctica deportiva no competitiva.

Caminar con la ayuda e impulso de dos bastones parecidos a los usados en el esquí: diferente de lo que aparenta, el Nordic Walking además de ser el anglicismo que define ‘caminar con el apoyo de dos palos’, abarca una idea más completa.

- Anuncio -

La caminata nórdica o marcha nórdica es una práctica deportiva con alto nivel técnico que ofrece varios efectos positivos para la salud. Básicamente consiste en caminar, apoyando cada zancada con dos bastones que, al mismo tiempo, ayudan a tomar impulso y agilizar el ritmo.

Para que se haga de forma correcta, necesitamos extender los brazos al máximo posible al momento de balancearlos para caminar. Otro detalle técnico que este deporte requiere, es que el punto donde se apoya el palo concuerde con el punto de gravedad del cuerpo. Cabe anotar que no es un deporte caro (solo es necesario un par de bastones), puede ser practicado por personas de todas las edades y permite ser adaptado a distintos niveles de exigencia.

caminata nórdica
Grupo de personas practicando caminata nórdica en Inglaterra.

A continuación mencionaremos 8 beneficios que la caminata nórdica aporta al cuerpo humano:

  1. Es un deporte integral. Consiste en un ejercicio aeróbico bastante completo que trabaja la fuerza, resistencia, flexibilidad, coordinación y equilibrio. Con toda esa actividad, ayuda a prevenir los riesgos vasculares.
  2. Contribuye con la pérdida de peso. Con el Nordic Walking, el gasto energético es un 20% mayor que caminando. Y haciéndolo de forma correcta, se termina ejercitando el 90% del sistema muscular. En combinación con una dieta saludable y adecuada, esta ejercitación de los músculos ayuda a aumentar la cantidad de calorías que se queman.
  3. Aplaca tensiones acumuladas y el estrés. No solo beneficia al cuerpo, también a la mente. Esta disciplina debe practicarse al aire libre, ya sea por el campo o por la playa, pero no en asfalto. La toma de contacto con la naturaleza, el aire fresco y los rayos solares alivian la ansiedad muy común por estos días.
  4. Recomendado para combatir el linfedema, una de las consecuencias del cáncer de mama. Últimamente, la caminata nórdica está siendo recomendada para las supervivientes del cáncer de mama y sus consecuencias. Practicar este deporte al ritmo que se desee, mejorar la movilidad del hombro, disminuye el dolor articular y previene el linfedema, una hinchazón provocada por la extirpación de ganglios.
  5. Mínimo riesgo de lesión. Al contrario de otros deportes como la escalada o el treking con desnivel, la caminata nórdica disminuye mucho el riesgo de lesiones. Al requerir de la ayuda de bastones, se practica por senderos llanos o con pocas irregularidades, para apoyar bien el bastón. Esto facilita mucho la pisada y un buen equilibrio, dejando casi descartada la posibilidad de sufrir una caída.
  6. Ayuda a corregir problemas posturales. El movimiento con los palos “exige” colocar el cuerpo, especialmente los hombros y la espalda, en un ángulo adecuado. La persona que practica marcha nórdica de forma correcta no puede ir con la hombrera decaída, hecho que ayuda a que la postura de todo el esqueleto sea la correcta.
  7. Fortalece los huesos sin dañar las articulaciones. Al contrario de lo que podría parecer, la vibración del bastón tras cada impulso fortalece el hueso sin perjudicar las articulaciones, daño que sí puede provocar la continuada repetición de ejercicios en otras disciplinas.
  8. Mejora las condiciones para practicar otros deportes. Al tratarse de una disciplina integral que ejercita otras partes del cuerpo, también aporta mejorías que se necesitan en otros deportes: mayor equilibrio, fuerza, resistencia o coordinación.

¡Compártelo en tus redes!

CONTENIDO RELACIONADO

- Anuncio -

Top semanal

- Anuncio -

Send this to a friend