19 C
Madrid
sábado, octubre 23, 2021

Lo más reciente

Estas cucarachas se comen unas a otras luego de aparearse (y no es por hambre)

Las cucarachas Salganea taiwanensis, machos y hembras, son una de las pocas parejas de insectos sospechosas de aparearse hasta la muerte. ¿El secreto del amor duradero de una especie? Un poco de canibalismo mutuo.

- Anuncio -

En un jolgorio de felicidad post-coital, estas cucarachas que se alimentan de madera han sido filmadas mordiéndose las alas unas a otras durante días, turnándose para comer y ser devoradas.

Además, en el campo, más del 99 por ciento de los padres de las cucarachas parecen poseer muñones masticados para las alas, lo que sugiere que la práctica es común.

Al recolectar especímenes silvestres en los bosques de Japón, los investigadores han filmado 24 pares de insectos en el transcurso de tres días para descubrir qué están haciendo estas criaturas y por qué.

Según el estudio publicado en Ethology, la mayor parte del tiempo después del apareamiento, la cucaracha que estaba siendo comida permaneció completamente inmóvil. Poco más de un tercio de las veces, el receptor “sacudía violentamente su cuerpo de izquierda a derecha”, lo que a veces hacía que su pareja se quedara quieta. En la mitad de las parejas, el banquete continuó hasta que las cuatro alas desaparecieron por completo.

El canibalismo sexual no es tan extraño en insectos, y por lo general implica que la hembra consuma al macho de una manera fatal. Lo contrario es raro y la alimentación recíproca es completamente única.

Si este tipo de canibalismo mutuo realmente existe en la naturaleza, sugiere que la verdadera monogamia, donde el comportamiento de un sexo beneficia al otro y viceversa de manera equitativa, es posible, aunque extremadamente rara. Nunca se ha observado tal relación en la naturaleza.

Los resultados del estudio actual solo ocurrieron en un laboratorio, no en la naturaleza, pero los autores argumentan que si no hubiera algún beneficio para ambas cucarachas, esperaría que armaran un poco más de escándalo cuando su pareja los está comiendo.

De hecho, probablemente tenga más que ver con el aseo que con la comida. Debido a que las alas de las cucarachas no están hechas de carne real, masticar estos apéndices probablemente no proporcione mucho valor nutricional a su pareja.

En cambio, los autores sugieren que este tipo particular de cucaracha participa en el canibalismo mutuo para aumentar la supervivencia de su pareja, de modo que puedan criar jóvenes durante años sin tener que preocuparse por la traición.

Cucarachas caníbales
Una secuencia típica de comportamiento mutuo de comer alas. Tanto machos como hembras pueden ser actores en cada combate.

Después de volar desde su lugar de nacimiento y encontrar pareja, las cucarachas Salganea taiwanensis alimentan y protegen a sus crías en la comodidad de un tronco podrido, criándolas juntos y compartiendo la carga de crianza.

En cuartos tan estrechos, sus alas probablemente no sean tan útiles. Estos apéndices también podrían dejar a los insectos vulnerables a los ácaros, infecciones y las tentaciones de otras cucarachas.

En la edad adulta, un par de cucarachas adultas no voladoras casi nunca entran en el tronco de otra pareja. El simple hecho de salir de casa priva a las cucarachas adultas de alimento y, sin alas largas, son más susceptibles a los depredadores.

Por lo tanto, quitarse las alas podría ser el acto más amoroso para las cucarachas de este tipo, ya que garantiza la supervivencia de la pareja, su fidelidad y su capacidad para ayudar a criar a las crías por el resto de su vida adulta.

No es raro que otros insectos pierdan sus alas en la edad adulta, pero por lo general no cuentan con la ayuda de otro dedicado.

Esta especie de cucarachas al parecer, puede practicar el canibalismo sin conflicto.

- Te puede Interesar -

Lo más reciente

- Anuncio -

No te pierdas

- Anuncio -