¿No puedes ver tus logros incluso trabajando todo el día? Puede ser ‘dismorfia de productividad’

Es la "intersección del agotamiento, el síndrome del impostor y la ansiedad".

- Anuncio -

¿Alguna vez te sientes culpable por relajarte, incluso después de haber trabajado duro todo el día? ¿Sientes que deberías estar haciendo más a pesar de trabajar horas completas y estar cerca del agotamiento?





Puedes estar experimentando dismorfia de productividad. Aunque no es un término científico, es una forma útil de describir la sensación de no reconocer tus logros y querer seguir haciendo más, incluso cuando te estás quedando sin energía.

La autora Anna Codrea-Rado, quien popularizó este término, lo describió como “la intersección del agotamiento, el síndrome del impostor y la ansiedad”.





Codrea-Rado dice que es un fracaso ver tu éxito objetivamente:

Es la búsqueda de la productividad lo que nos impulsa a hacer más mientras nos priva de la capacidad de saborear cualquier éxito que podamos encontrar en el camino.

La dismorfia de la productividad puede parecer que trabajas más los fines de semana porque crees que deberías estar haciendo más, aunque hiciste más de lo que te correspondía durante la semana. Podría parecer que te sientes culpable y avergonzado de ti mismo cuando miras una película o sales con amigos porque parece que estás perdiendo el tiempo que podrías haber pasado trabajando.

Las culturas altamente competitivas y orientadas al trabajo normalizan esta búsqueda constante de productividad que carcome otras áreas de la vida. De hecho, a menudo se le elogia por poner la productividad por encima de su bienestar.





Las empresas prefieren empleados que realicen el máximo trabajo mientras toman la menor cantidad de descansos posibles. Preferencias como estas refuerzan que el descanso es malo y que estar constantemente en el trabajo es lo correcto.

El ocasionalmente llamado «capitalismo internalizado«, es una mentalidad que empuja a las personas a obligar a sus mentes y cuerpos a trabajar a pesar de que se están derrumbando y necesitan descansar desesperadamente. La idea es que esta mentalidad aliente a las personas a dedicar sus fines de semana y su tiempo libre al trabajo extra, saltarse las cenas familiares para comer frente a una computadora y llevar los dispositivos de trabajo a las vacaciones para poder terminar uno o dos proyectos en el avión.

El problema no siempre es que el jefe les diga explícitamente que lo hagan, sino que interiorizan la necesidad de ser siempre productivos incluso cuando van a algún lugar a disfrutar del tiempo libre. Hábitos como estos pueden nacer de la presión social para encontrar la autoestima en los logros laborales .

Además, es posible que ciertos grupos de personas experimenten dismorfia de productividad o presiones laborales similares de forma más aguda que otros, considerando que los datos de encuestas muestran que las mujeres y los profesionales negros tienden a informar que necesitan trabajar más duro que otros para avanzar en sus carreras.

Cultura del ajetreo y dismorfia de la productividad

Hay una diferencia entre disfrutar del trabajo, trabajar mucho y sentirse obligado a trabajar independientemente de si lo disfrutas. Citas populares como «si haces lo que amas, no trabajas ni un solo día en la vida» pueden normalizar el exceso de trabajo bajo el supuesto de que si te apasiona algo, nunca te cansarás.

La cultura del ajetreo tóxico de hoy también puede alimentar esta narrativa, aconsejando a las personas que mantengan un trabajo secundario fuera del horario de oficina tradicional y utilicen los fines de semana para construir un blog/canal/negocio para que no quede espacio para tomar un descanso.

Mensajes como este pueden hacerte sentir culpable por disfrutar un fin de semana sin hacer «nada» si no estás trabajando duro los dos días que tienes libres. A medida que las personas otorgan cada vez más importancia al trabajo, se vuelve más difícil justificar disfrutar de algo si no conduce a la productividad.

Algunos escritores incluso han comenzado a describir el descanso como productivo, como si la gente debería dejar de relajarse si no mejora el rendimiento de alguna manera.

Esta mentalidad no solo hace que sea difícil ver y celebrar tus logros, sino que también te empuja a construir toda tu vida en torno al trabajo. Los únicos hitos que importan son el logro de los objetivos laborales. ¿La peor parte? No hay sensación de satisfacción cuando alcanzas estas metas. Como dice Codrea-Rado:

No solo mueve los postes de la portería, sino que luego nos dice que si fallamos, ese es nuestro error personal.

Te puede interesar

Historias recientes

Tres lugares de la Tierra donde la vida podría haber comenzado

Nuestro planeta es el único lugar en el Universo conocido que alberga vida, y...

¿Por qué las personas zurdas son más propensas a tener enfermedades mentales?

Las personas zurdas (a las que llamaremos “zurdos” por brevedad) son aquellas personas que...

El ciclismo como ejercicio: por qué deberías subirte a una bicicleta hoy

El ciclismo como ejercicio puede ser una excelente forma de bajo impacto para mejorar la...

¿Jesús era blanco o negro? La verdad sobre la raza del predicador judío

Jesucristo ha sido objeto de veneración y adoración durante casi 2.000 años. Como figura...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -