7 curiosidades sobre el Palacio Real de Madrid

7 curiosidades sobre el Palacio Real de Madrid

Hablar de la Realeza inmediatamente trae a la mente palabras como: elegancia, confort, opulencia y abundancia. El Palacio Real de Madrid no es la excepción a esos conceptos, pues se trata de una de las edificaciones más lujosas de toda la ciudad, que cada año recibe miles de visitas de turistas y locales.

Con 135.000 metros cuadrados, 3.478 habitaciones, alrededor de 240 balcones y 44 escaleras, se alza como el palacio más grande de toda Europa occidental, mucho más que el de Buckingham o el Versalles.

Su construcción fue ordenada por el rey Felipe V en el siglo XVII, después de que un incendio destruyera por completo el Palacio Real Alcázar durante la noche buena de 1734.

Comenzó a erigirse en 1738, bajo los diseños del arquitecto italiano Filippo Juvara, que proponía buscar una nueva locación para la obra. Pero este falleció, quedando su discípulo Juan Bautista Sachetti a cargo del proyecto, y a quien se le exigió adaptar los planos de Juvara a los terrenos del antiguo solar de Alcázar.

El enorme Palacio, rodeado de los Jardines del Campo de Moro y los Jardines de Sabatini, tardó 17 años en terminarse.

El Palacio Real en 1830
El Palacio Real en 1830, antes de la urbanización de la plaza de Oriente. Modelo de Madrid, de León Gil de Palacio. Museo de Historia de Madrid.

En sus miles de habitaciones han ocurrido grandes sucesos históricos, y sus rincones guardan alguno que otro secreto y curiosidades que a continuación te contaremos:

1. Nada de madera

Para prevenir que ocurriera otro extraño incendio como el de 1734, el rey Felipe V ordenó que el nuevo palacio se construyera completamente en piedra y ladrillo.

Ni una sola viga de madera se usó en su edificación, exceptuando, por supuesto, las puertas y ventanas. Hay que destacar que de los materiales usados tuvieron mucho que ver en que algunos de sus ocupantes se quejaran de que el lugar era muy frío.

2. Una de las mesas más grandes de Europa

Para un Palacio ostentoso deben existir objetos igual de fastuosos. Tal es el caso de la Mesa Imperial, ubicada en el Comedor de Gala, y que viene a ser una de las más grandes de toda Europa con sus 80 metros de largo, en la que se pueden sentar unas 200 personas.

3. Tiene su propia farmacia

Cualquiera pudiera pensar que encontrar una pastilla para el dolor de cabeza entre las miles de habitaciones del Palacio Real de Madrid constituye una verdadera misión imposible. Pero, de hecho, el recinto cuenta con su propia farmacia.

La Real Botica alberga cientos de pequeños frascos de medicina antiguos. Felipe II fue quien ordenó abastecer la farmacia de medicamentos, lo que se continúa haciendo hasta el día de hoy.

La escalera principal, decorada con frescos de Corrado Giaquinto.
La escalera principal, decorada con frescos de Corrado Giaquinto.

En las visitas al Palacio se puede mirar esta habitación, que también dispone de una sala de destilaciones.

4. Un exorcismo al Palacio

Como toda edificación antigua, muchas historias leyendas y mitos están asociados a ella. Se dice que durante la construcción del Palacio los obreros aseguraban ver fantasmas y demonios trepando por los muros, por lo que el Rey Felipe V tuvo que ordenar que se hiciera un exorcismo al edificio y que los trabajadores fueran bañados en agua bendita.

5. Túneles secretos

El enorme Palacio Real de Madrid cuenta con 6 plantas en total, pero lo que muchos no saben es que en sus entrañas hay antiguos túneles subterráneos secretos.  Uno de ellos, construido en 1612, lo conectaba con el Real Monasterio de la Encarnación, y era usado por Felipe IV para ir a misa sin tener que salir a las calles de Madrid. El otro llega hasta dónde actualmente se ubica el Teatro Español.

6. Allí no viven los reyes

Muchos piensan que el Palacio Real de Madrid es la residencia oficial de los reyes, pero no es así. De hecho los miembros de la monarquía española residen en el Palacio de la Zarzuela, y solo usan el Palacio Real de Madrid para eventos y ceremonias oficiales.

Fue Carlos III el primer rey que habitó sus espacios.

Fachada del palacio hacia los jardines de Sabatini
Fachada del palacio hacia los jardines de Sabatini.

7. El Salón de Columnas

Uno de los recintos más usados es el Salón de Columnas, donde han ocurrido numerosos eventos históricos importantes como la firma del Acta de Adhesión de España a las Comunidades Europeas o la firma de la abdicación de Juan Carlos I.

¡Compártelo en tus redes!