30.4 C
Madrid

Las aventuras amorosas de Hitler: ¿Cómo fue salir con el dictador alemán?

El montón de artículos escritos sobre la vida sexual de Adolf Hitler por poco supera los que cubren su carrera política y sus crímenes de guerra. ¿Por qué esa obsesión con, entre todas las cosas, la sexualidad del dictador alemán?





Algunos sospechan que sus preferencias en la cama podrían estar relacionadas con su comportamiento en el escenario mundial. Otros, simplemente quieren saber cómo fue entablar una relación con uno de los dictadores más crueles de todos los tiempos.

Los testimonios y registros dejan entrever que Hitler, al parecer, nunca estuvo particularmente preocupado por las relaciones sexuales o románticas.





La autorizada biografía del Führer, Hitler, escrita por Joachim Fest, lo presenta como un individuo distante y profundamente serio que, desde su más tierna infancia, estuvo enamorado sobre todo de sus propias ideas.

Así, mientras sus compañeros comenzaron a hablar de chicas, Hitler parecía interesado solo en la ópera y la arquitectura.

A medida que pasaba el tiempo, Hitler mostraba aún más desinterés por las citas. En el ámbito político, alardeaba de no tener vida privada. A diferencia de sus secuaces, muchos de los cuales tenían familias numerosas, Hitler no estaba casado y parecía no tener amantes ni novias.




Él mismo se consideraba un soltero no elegible: alguien que deseaba dedicarse no a una sola persona, sino a todo un país.

Pero esta imagen, como tantas que el Tercer Reich produjo, era falsa y engañosa. De hecho, durante su vida, el supuestamente célibe Hitler mantuvo relaciones con varias mujeres.

Hitler mantuvo relaciones con varias mujeres
Adolf Hitler contó, desde el principio de su carrera política, con el favor de buena parte de las mujeres alemanas que veían en el la fuerza y la seguridad del líder.

Los pormenores de esta faceta de Hitler revelan un lado distinto de él, uno en el que su deseo obsesivo de poder y control se transfiere a la esfera privada. Cada una de sus relaciones fue más problemática que la anterior, y todas terminaron en suicidio.

La sobrina de Adolf Hitler

La primera relación afectiva seria que tuvo Adolf Hitler fue con su sobrina, Angela Maria Geli Raubal. Ella era la hija de la media hermana de Hitler, quien le preguntó si podía quedarse en su departamento de Munich mientras terminaba sus estudios.

Hitler, 19 años mayor que su sobrina, tomó un gusto inesperado por la enérgica chica. Un sentimiento que quizás, en palabras del biógrafo Michael Lynch, «le proporcionaba el tipo de compañía que la política no podía».

Sin embargo, se desconoce si Hitler y Geli alguna vez tuvieron relaciones sexuales. Dado el desinterés de Hitler por el sexo, es poco probable que lo hicieran.

La sobrina de Adolf Hitler
Geli Raubal fue la sobrina del dictador Adolf Hitler, célebre por la estrecha relación afectiva que mantuvo con este, la cual terminó con su aparente suicidio.

Pero la naturaleza de su relación ciertamente fue más allá de la de sobrina y tío. Como con todo lo que le importaba, el Führer era extremadamente posesivo con Geli,  a quien le prohibía habitualmente usar cierta clase de ropa o socializar sin su permiso.

Como relató Lynch en su obra biográfica sobre Hitler:

Al principio, Geli se sintió halagada por la devota atención de su tío. Pero pronto se encontró con una relación aterradoramente autoritaria.

Cuando Hitler impidió que Geli contrajera matrimonio con un hombre que sus padres ya habían aceptado, la ruptura se hizo inminente. Una mañana, después de que Hitler se fuera a una asamblea del partido en Nuremberg, la joven mujer tomó un revólver de su tío y se suicidó.

Cuando se trata de las aventuras amorosas de Hitler, es difícil apartar lo personal de lo político.

La noticia del suicidio de Geli Raubal se extendió por Munich, dando lugar a numerosas especulaciones. En ese momento, los periódicos que insinuaban que Hitler la había matado él mismo amenazaban la supervivencia de todo el Partido Nazi.

Mientras tanto, Hitler estaba tan consternado por las acusaciones que consideró brevemente abandonar la política por completo.

Contrario a la mayoría de los rumores, la muerte de Geli dejó un gran impacto en el Führer.

Al su regreso a Munich, reunió la ropa y pertenencias de su sobrina en una sola habitación y luego declaró que esta habitación se usaría como un santuario a su memoria.

No obstante, el periodista alemán Ernst Hanfstaengl, un amigo cercano de Hitler, cree que el dictador alemán pudo haber exagerado su dolor con fines políticos.

La chica británica de Hitler

El nuevo estatus y poder de Hitler como líder de Alemania lo hizo significativamente más atractivo a los ojos de los demás. Tenía muchas admiradoras, y algunas de ellas terminaron haciendo todo lo posible por meterse en su vida.

Entre ese puñado de admiradoras decididas a todo, Unity Mitford, una dama de la alta sociedad inglesa, fue probablemente la más notable.

La chica británica de Hitler
Unity Valkyrie Mitford se enamoró de Adolf Hitler a una edad temprana. Antisemita virulenta, abrazó su ideología incluso cuando Alemania y Gran Bretaña se precipitaban hacia la guerra.

Unity, cuñada del político fascista más importante de Gran Bretaña, vio por primera vez a Adolf Hitler en uno de sus mítines e instantáneamente cayó bajo su hechizo.

Decidida a conocer a Hitler, Unity se mudó a Munich y comenzó a frecuentar su restaurante favorito: la Osteria Bavaria. Tras almorzar en la mesa frente a la suya todos los días durante diez meses, la bella dama finalmente consiguió una invitación para cenar con el Führer.

Su boleto a la vida del Führer era su segundo nombre: Valkyrie, una referencia a la obra de Richard Wagner, el compositor favorito de todos los tiempos de Hitler .

Unity rápidamente pasó a formar parte del círculo íntimo de Hitler.

Ella no solo apareció en celebraciones como el Festival de Bayreuth, sino que también lo acompañó a eventos diplomáticos, incluidos los Juegos Olímpicos de Verano de 1936.

El aprecio de Hitler por Unity se vio impulsado por su creciente antisemitismo. Escribiendo para un periódico nazi, la mujer advirtió sobre un «peligro judío» en Inglaterra y orgullosamente se llamó a sí misma «odiadora de judíos».

La relación de Hitler con Unity terminó abruptamente cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial. Varios nazis de alto rango, incluido Albert Speer, instaron a Hitler a no discutir asuntos militares en presencia de un extranjero. Unity, por su parte, le rogó a Hitler que no entrara en guerra con su país (Inglaterra). Cuando lo hizo, ella intentó quitarse la vida con una pistola que había recibido de Hitler después de prometerle que la usaría solo para defensa propia.

A diferencia de Geli, Unity sobrevivió a su intento de suicidio y fue remitida a un hospital cercano. Angustiado, Hitler prometió financiar sus gastos médicos y programó una visita de inmediato.

Unity Mitford
Unity Mitford saliendo de un hotel en Folkestone, Inglaterra, luego de su intento de suicidio. 1940.

Cuando se enteró de que la herida de bala había causado daños permanentes a su cerebro, Hitler hizo arreglos para que Unity pudiera cruzar las líneas enemigas y así regresar a Inglaterra. Allí pasó el resto de sus días al cuidado de su familia, hasta que murió nueve años más tarde (en 1948) a causa de una meningitis, que contrajo debido a la bala alojada en su cerebro.

Eva Braun y el búnker de Hitler

Hitler entró en contacto con Eva Braun, su pareja más famosa y eventual esposa, cuando aún vivía con Geli. Eva, de 17 años en ese momento, conoció a Hitler a través de su empleador, Heinrich Hoffmann, el fotógrafo oficial del Partido Nazi.

Tras la muerte de Geli, Hitler comenzó a ver con más frecuencia a Eva.

Los historiadores y los contemporáneos no están de acuerdo sobre por qué Adolf Hitler puso sus ojos en Eva Braun. Hitler: A Biography de Peter Longerich supuso que el Führer se decidió por Eva para evitar que sus allegados cotillearan sobre los motivos de su soltería.

Según Carmencita von Wrede, una mujer de la nobleza bávara y amiga cercana de Hitler, él prefería a Eva que alguien como Unity porque ella, como él, eran de «clase baja».

Más razonable, tal vez, fue el hecho de que Eva Braun no tenía educación y no estaba interesada en los asuntos de Hitler.

Eva Braun y el búnker de Hitler
Adolf Hitler con su pareja Eva Braun, con quien se casó poco antes de suicidarse, en una foto tomada en el Berghof, la residencia oficial en el sur de Alemania.

Como dijo una vez Reinhard Spitzy, un oficial de las SS que se reunió con Eva en varias ocasiones:

Hitler quería ser absolutamente libre. Él quería un ama de casa tradicional que cocinara y limpiara para él, en lugar de una mujer que discutiera con él cuestiones políticas o que tratara de tener su influencia […] Eva Braun no interfería en la política.

La interacción de Eva con Hitler estaba completamente limitada al entorno doméstico.

La mujer pasó la mayor parte de su tiempo en el Berghof, nadando y esquiando mientras ella esperaba ansiosamente el regreso de su hombre de la gran ciudad. Cuando Hitler no pudo dedicar suficiente tiempo a ella, haciendo sus visitas poco frecuentes, los dos se enzarzaban en largas discusiones que generalmente terminaban con Eva llorando y Hitler gritando.

Oportunamente, Adolf Hitler se casó con Eva Braun en un búnker mientras las tropas del Ejército Rojo se acercaban a Berlín. Poco después de firmar el acta matrimonial, marido y mujer acordaron poner fin a su vida juntos.

Eva Braun
El pueblo alemán no supo de la relación de Hitler con Eva Braun hasta después de sus muertes.

Eva podría haber sobrevivido a la guerra, pero decidió no hacerlo. Una de las secretarias personales de Hitler, Traudl Junge, dijo que Eva Braun no quería vivir en un mundo sin el Führer. Como tantos otros alemanes, se había vuelto completa, lamentable y fatídicamente dedicada a él.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -