30.4 C
Madrid

¿Por qué nos duele la espalda baja? Antropólogos recurren a los neandertales para explicarlo

Un nuevo análisis considera las diferencias fundamentales entre humanos y neandertales, y el posible impacto de la industrialización.

Examinar las columnas vertebrales de los neandertales, un pariente humano extinto, puede explicar las dolencias relacionadas con la espalda que experimentan los humanos en la actualidad, concluyó un equipo de antropólogos en un nuevo estudio comparativo.





El análisis se centra en la curvatura de la columna, que es causada, en parte, por un acuñamiento o angulación de las vértebras y los discos intervertebrales, el material más blando entre las vértebras.

Como explica Scott Williams, profesor asociado en el Departamento de Antropología de la Universidad de Nueva York y uno de los autores del artículo publicado en la revista revista PNAS Nexus:

Los neandertales no se diferencian de los humanos modernos en el acuñamiento lumbar y, por lo tanto, probablemente poseían la parte inferior de la espalda curvada como nosotros.

Sin embargo, con el tiempo, específicamente después del inicio de la industrialización a fines del siglo XIX, vemos un aumento de las cuñas en los huesos de la espalda baja de los humanos de hoy, un cambio que puede estar relacionado con casos más altos de dolor de espalda y otras afecciones en las sociedades posindustriales.





Curvaturas de la columna vertebral
Curvaturas de la columna vertebral: Contribuciones a la curvatura de la columna vertebral humana moderna. El acuñamiento de los cuerpos vertebrales y los discos intervertebrales resulta en cifosis torácica y lordosis lumbar. Imagen cortesía de Scott Williams, Departamento de Antropología de la NYU.

Durante mucho tiempo se pensó que los neandertales tenían una postura diferente a la de los humanos modernos. Según explica Williams:

Una buena parte de esta perspectiva se deriva del acuñamiento de las vértebras lumbares o inferiores de los neandertales: sus columnas en esta región se curvan menos que las de los humanos modernos estudiados en los EE. UU. o Europa.

Humano-Neandertal
Huesos lumbares de un Neandertal (espécimen de Kebara 2; izquierda) y un humano moderno post-industrial (derecha) demostrando diferencias en acuñamiento y curvatura de la parte baja de la espalda. Imagen cortesía de Scott Williams, Departamento de Antropología de la NYU.




Sin embargo, gran parte de este punto de vista se basó en un análisis de los humanos modernos que comenzó a fines del siglo XIX, mucho después del inicio de la industrialización, que alteró significativamente nuestra vida cotidiana.

Los muebles y los trabajos de escritorio, por ejemplo, se volvieron más frecuentes, los cuales alentaron a sentarse y, con ello, a cambiar de postura. Estos cambios se sumaron a una reducción de las ocupaciones de alta actividad, como la agricultura. Además, Williams explica que las aflicciones específicas se asociaron con las condiciones de trabajo que provocan una mala postura.

Investigaciones anteriores han demostrado que las tasas más altas de dolor lumbar están asociadas con las áreas urbanas y especialmente en entornos de ‘taller cerrado’ donde los empleados mantienen posturas de trabajo tediosas y dolorosas, como sentarse constantemente en taburetes inclinados hacia adelante.

En otras palabras, al examinar las columnas vertebrales de los humanos que vivieron en la era posindustrial, los investigadores anteriores pueden haber concluido erróneamente que la formación de la columna vertebral se debe al desarrollo evolutivo en lugar de las condiciones de vida y de trabajo que cambiaron.

Para abordar esta posibilidad, Williams y sus colegas examinaron las columnas vertebrales preindustriales y posindustriales de humanos modernos masculinos y femeninos de todo el mundo, una muestra que incluía más de 300 columnas vertebrales, con un total de más de 1600 vértebras, junto con muestras de columnas vertebrales de neandertales.

En general, encontraron que las columnas vertebrales de las personas posindustriales mostraban más acuñamiento lumbar que las de las personas preindustriales. Además, las columnas vertebrales de los neandertales eran significativamente diferentes de las de las personas posindustriales, pero no de las de las personas preindustriales. En particular, los científicos no encontraron diferencias vinculadas a la geografía dentro de las muestras de la misma época.

Según Williams, un estilo de vida preindustrial versus postindustrial es el factor importante. El profesor reconoce que debido a que la curvatura de la parte inferior de la espalda está formada por tejidos blandos (es decir, discos intervertebrales), no solo huesos, no se puede determinar que la lordosis lumbar de los neandertales difería de la de los humanos modernos.

Los huesos son a menudo todo lo que se conserva en los fósiles, por lo que es todo lo que tenemos para trabajar.

No obstante, las distinciones en la formación de la columna vertebral entre humanos preindustriales y posindustriales ofrecen nuevos conocimientos sobre las condiciones de la espalda que enfrentan muchos hoy en día.

Los niveles reducidos de actividad física, las malas posturas y el uso de muebles, entre otros cambios en el estilo de vida que acompañaron a la industrialización, dieron como resultado, con el tiempo, estructuras de tejido blando inadecuadas para soportar la lordosis lumbar durante el desarrollo.

Para compensar, nuestros huesos de la parte baja de la espalda se han acuñado más que nuestros predecesores preindustriales y neandertales, lo que podría contribuir a la frecuencia del dolor de espalda que encontramos en las sociedades posindustriales.

El estudio también incluyó a investigadores de la Universidad de Johannesburgo, la Universidad Texas A&M, el Instituto de Tecnología de Nueva York, la Universidad Estatal de Arizona y Chaffey College, junto con Mónica Alivez, estudiante de doctorado de la NYU, y Saul Shukman, estudiante de pregrado de la NYU.

Descubre más

Historias similares
- Anuncio -