Antoni Gaudí, el excéntrico arquitecto que impulsó a España a la era modernista

Conocido por sus diseños fluidos basados ​​en la naturaleza, el arquitecto catalán Antoni Gaudí redefinió la arquitectura en la Barcelona del siglo XIX con obras maestras como la iglesia de la Sagrada Familia y la Casa Batlló.

- Anuncio -

Reconocido por sus extrañas y excéntricas maravillas, el arquitecto catalán Antoni Gaudí redefinió lo que significa ser moderno. Sus obras surrealistas se inspiraron en formas de arte victorianas, neogóticas e incluso orientales, pero fue su amor por la naturaleza, sus líneas fluidas y estructuras fantasmagóricas, lo que definió su estilo inimitable.





Desde las torres aún en construcción de la imponente Iglesia de la Sagrada Familia hasta las casas aparentemente hechas de dulces en el Parc Güell, Gaudí decoró su amada ciudad de Barcelona con su estilo característico. Increíblemente orgulloso de su herencia catalana, es ampliamente considerado el padre del estilo modernista catalán.

Salvador Dalí lo amaba; Picasso lo odiaba. Pero pienses lo que pienses de Antoni Gaudí, no en vano se es llamado «el arquitecto de Dios».





Retrato de Antoni Gaudí (1878)
Retrato de Antoni Gaudí (1878).

La vida temprana y las influencias de Antoni Gaudí

Nacido el 25 de junio de 1852, Antoni Gaudí i Cornet provenía de una larga línea de artesanos (más de cinco generaciones en su familia trabajaron en la manufactura de productos de cobre). Fue el quinto y último de los hijos de sus padres, y uno de los tres únicos que llegaron a la edad adulta. Sufrió de mala salud toda su vida, lidiando con una enfermedad artrítica y los estados depresivos que acompañan al dolor crónico.

Sin embargo, Antoni Gaudí fue un niño observador y curioso. Cuando tuvo la edad suficiente para trabajar, consiguió un trabajo durante un tiempo como aprendiz en la fábrica textil Vapor Nou de Reus, soplando el fuego debajo de la caldera de vapor. Trabajaba todos los días de la semana.





Una vez, su jefe lo sorprendió leyendo un libro en el trabajo, pero en lugar de regañarlo, le preguntó de qué se trataba el libro. Era un libro de matemáticas , y su jefe prometió traerle más.

Los historiadores creen que el jefe del joven Gaudí pudo haber alentado a la familia a dejar que el niño estudiara en lugar de trabajar , y parecían estar de acuerdo. Era increíblemente raro que el hijo de un comerciante como Gaudí asistiera a la escuela, pero lo hizo. Estudió ciencias naturales, geometría euclidiana y mecánica newtoniana.

La vida temprana y las influencias de Antoni Gaudí
Gaudí (al fondo) con su padre (centro), su sobrina Rosa y el doctor Santaló en una visita a Montserrat (1904).

Aunque Gaudí era independiente, obstinado y no apreciaba necesariamente la vida disciplinada de un erudito, completó su educación general. Siempre había amado y apreciado la arquitectura, por lo que se matriculó en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (ETSAB).

Tras su graduación de ETSAB, el director de la escuela, Elies Rogent, dijo de Gaudí:

¿Le hemos dado este título académico a un tonto o a un genio? El tiempo lo dirá.

Y el tiempo lo hizo.

La arquitectura de Gaudí arrasa en Barcelona

El año en que se graduó de la escuela de arquitectura, Gaudí diseñó una vitrina para la Guantería Comella. Lo que parecía un trabajo inocuo resultó ser el comienzo de su exitosa carrera, como se mostró posteriormente en la Exposición Universal de París.

A partir de ahí, el Ayuntamiento de Barcelona le contrató para diseñar unas farolas para la Plaza Real. Solo estos pequeños proyectos atrajeron a quien se convertiría en uno de los mecenas más leales de Gaudí: el empresario local Eusebi Güell. El mismo que luego encargó a Gaudí el diseño de la finca, el parque y el palacio Güell.

Parque Güell
La entrada principal al Parque Güell de Barcelona.

El primer proyecto residencial de Gaudí fue la Casa Vicens , construida entre 1883 y 1885. El financiero Manuel Vicens la encargó como casa familiar de verano.

En el precipicio de la fama, Gaudí asumió su proyecto más destacado, la iglesia de la Sagrada Familia de Barcelona, ​​en 1883. El arquitecto Francisco de Paula del Villar hizo la propuesta inicial de la estructura, pero Gaudí tardó más de un año en hacer la planificación. Descartó su plan neogótico original debido a restricciones monetarias y optó por un diseño menos convencional.

La arquitectura de Gaudí arrasa en Barcelona
La Sagrada Familia, la obra maestra de Gaudí.

Hoy, el icónico exterior de la basílica tiene capiteles intrincados y elementos escultóricos detallados que representan momentos de la vida de Jesucristo. En el interior, hay más de cuatro docenas de columnas en forma de tronco de árbol que se ramifican en un techo de vidrieras en tonos eléctricos. Es, sin duda, una de las basílicas más deslumbrantes de toda Europa.

Fachada del Nacimiento
La Sagrada Familia, Fachada del Nacimiento

Fue la obra maestra de Antoni Gaudí, y aún no está terminada. De hecho, Gaudí tenía la intención de que la iglesia continuara mucho después de su muerte, y 2022 marca el año 140 de construcción de la iglesia.

Los tristes últimos años de Antoni Gaudí

Gaudí diseñó muchos edificios asombrosos durante su vida; la Casa Milà , Casa Batlló , Casa Calvet , y otras. Sin embargo, dedicó 40 años de su vida —los últimos 12, exclusivamente— a la Sagrada Familia. Allí tenía un taller e incluso construyó una escuela para los hijos de los obreros de la construcción.

Casa Vicens, de Antoni Gaudí.
Casa Vicens, de Antoni Gaudí.

Tampoco aceptó dinero por el trabajo. Gaudí dedicó sus últimos años a la iglesia y a su nueva gran vocación: servir a Dios a través de la arquitectura. Esto llevó a su apodo de «el arquitecto de Dios». Incluso tenía una respuesta incorporada cada vez que se le preguntaba sobre la finalización de la basílica: «Mi cliente no tiene prisa».

Sin embargo, es posible que su cliente tuviera prisa por conocer a su arquitecto.

Casa Milà
Casa Milà.

Antoni Gaudí fue atropellado por un trolebús el 7 de junio de 1926 y quedó aferrado a la vida en la calle. Los transeúntes lo llevaron a un hospital a tres cuadras de distancia. Creían que no tenía hogar debido a su ropa andrajosa y su barba descuidada.

El periodista Josep Pla escribió :

Al final, Gaudí era realmente un hombre pobre y, además, parecía un mendigo.

Al ser percibido como un pordiosero, e ir indocumentado, con ropas gastadas y viejas, no fue socorrido de inmediato, hasta que un guardia civil paró un taxi que lo condujo al Hospital de la Santa Cruz.

Fue allí donde el capellán de la Sagrada Familia, mosén Gil Parés, lo identificó como el diseñador visionario.

Gaudí en la procesión de Corpus Christi
Gaudí en la procesión de Corpus Christi (11 de junio de 1924).

Gaudí murió dos días después; a los 73 años, sin dinero, en un miserable hospital para los de escasos recursos. En sus bolsillos, solo tenía un pequeño puñado de grosellas y maní, y una biblia. En su cabeza, los esquemas de algunos de los edificios más imaginativos y fantasiosos del mundo.

Te puede interesar

Historias recientes

¿Jesús era blanco o negro? La verdad sobre la raza del predicador judío

Jesucristo ha sido objeto de veneración y adoración durante casi 2.000 años. Como figura...

La vida dentro de los «campos de reeducación» en la China de Mao Zedong

En su libro Archipiélago Gulag , el escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn reflexiona sobre los ocho...

Los creyentes reportan una mayor satisfacción sexual

Cuando los psicólogos y terapeutas ofrecen consejos para aumentar la satisfacción sexual, sugieren comunicar los...

La ciencia detrás de tomar magnesio para los dolores de cabeza

El magnesio es un nutriente vital que participa en más de 300 procesos del...
- Anuncio -

Contenido relacionado

- Anuncio -