15 C
Madrid

9 datos fascinantes que debes conocer sobre el nervio vago
9

Se le denomina nervio vago porque “deambula” como un vagabundo, enviando fibras sensoriales desde el tronco del encéfalo hasta los órganos viscerales. El nervio vago, el más extenso de los nervios craneales, controla tu centro nervioso interno –el sistema nervioso parasimpático–. Y supervisa una amplia gama de funciones cruciales, comunicando impulsos motores y sensoriales a todos los órganos de tu cuerpo. Estudios recientes han revelado que también puede ser el eslabón perdido para tratar la inflamación crónica y el comienzo de un nuevo y emocionante campo de tratamiento para enfermedades graves e incurables. Aquí hay nueve datos sobre este poderoso haz de nervios.

1. Previene la inflamación

- Anuncio -

Es normal que haya cierta inflamación después de una lesión o enfermedad. Pero una sobreabundancia está relacionada con muchas enfermedades y afecciones, desde la sepsis hasta la artritis reumatoide, una afección autoinmune. El nervio vago opera una vasta red de fibras estacionadas como espías alrededor de todos sus órganos. Cuando recibe una señal de inflamación incipiente, la presencia de citocinas o una sustancia llamada factor de necrosis tumoral (TNF), alerta al cerebro y extrae neurotransmisores antiinflamatorios que regulan la respuesta inmunitaria del cuerpo.

2. Ayuda a fortalecer la memoria

Una investigación de la Universidad de Virginia en ratas mostró que estimular sus nervios vagos fortalecía su memoria. La acción liberó el neurotransmisor noradrenalina en la amígdala cerebral, hecho que consolidó los recuerdos. Se realizaron estudios relacionados en humanos, lo que sugiere tratamientos prometedores para afecciones como la enfermedad de Alzheimer.

3. Te ayuda a respirar

El neurotransmisor acetilcolina, estimulado por el nervio vago, le dice a tus pulmones que respiren. Es una de las razones por las que el Botox, que a menudo se usa cosméticamente, puede ser potencialmente peligroso, porque interrumpe la producción de acetilcolina. Sin embargo, también puedes estimular tu nervio vago haciendo respiración abdominal o conteniendo la respiración de cuatro a ocho.

4. Controla tu frecuencia cardíaca

El nervio vago es responsable de controlar la frecuencia cardíaca a través de impulsos eléctricos al tejido muscular especializado, el marcapasos natural del corazón, en la aurícula derecha, donde la liberación de acetilcolina ralentiza el pulso. Al medir el tiempo entre los latidos individuales de tu corazón y luego trazarlo en un gráfico a lo largo del tiempo, los médicos pueden determinar la variabilidad de tu frecuencia cardíaca o VFC. Estos datos pueden ofrecer pistas sobre la capacidad de recuperación de tu corazón y del nervio vago.

5. Envía señales de relajación después del estrés

Cuando tu siempre atento sistema nervioso simpático acelera las respuestas de lucha o huida, vertiendo cortisol (la hormona del estrés) y adrenalina en tu cuerpo, el nervio vago le dice a tu cuerpo que se relaje liberando acetilcolina. Los zarcillos del nervio vago se extienden a muchos órganos, actuando como cables de fibra óptica que envían instrucciones para liberar enzimas y proteínas como prolactina, vasopresina y oxitocina, que lo calman. Las personas con una respuesta vaga más fuerte pueden tener más probabilidades de recuperarse más rápidamente después de un estrés, una lesión o una enfermedad.

6. Permite la comunicación entre el intestino y el cerebro

Tu intestino usa el nervio vago como un walkie-talkie para decirle a tu cerebro cómo se siente a través de impulsos eléctricos llamados “potenciales de acción”. Tus sentimientos viscerales son muy reales.

7. Sobreestimular el nervio vago es la causa más común de desmayo

Si tiemblas o sientes mareos al ver sangre o mientras recibes una vacuna contra la gripe, no es porque estés débil. Estás experimentando un síncope vasovagal. Tu cuerpo, respondiendo al estrés, sobreestimula el nervio vago, lo que hace que la presión arterial y la frecuencia cardíaca disminuyan. Durante un síncope extremo, el flujo sanguíneo se restringe a tu cerebro y pierdes el conocimiento. Pero la mayoría de las veces solo tienes que sentarte o acostarte para que los síntomas desaparezcan.

8. La estimulación eléctrica del nervio vago puede reducir significativamente la inflamación

El neurocirujano Kevin Tracey fue el primero en demostrar que estimular el nervio vago ayuda a disminuir considerablemente la inflamación. Los resultados en ratas fueron tan exitosos que reprodujo el experimento en humanos con resultados asombrosos. La creación de implantes para estimular el nervio vago a través de implantes electrónicos mostró una reducción drástica, e incluso una remisión, de la artritis reumatoide (que no tiene cura conocida y a menudo se trata con medicamentos tóxicos), shock hemorrágico y otros síndromes inflamatorios igualmente graves.

9. Estimular el nervio vago ha creado un nuevo campo en la medicina

Un campo floreciente de estudios médicos, conocido como bioelectrónica, puede ser el futuro de la medicina. Mediante el uso de implantes que envían impulsos eléctricos a varias partes del cuerpo, incluido el nervio vago, los científicos y los médicos esperan tratar las enfermedades con menos medicamentos y menos efectos secundarios.

¡Compártelo en tus redes!

CONTENIDO RELACIONADO

- Anuncio -

Top semanal

- Anuncio -

Send this to a friend